ingeniosolutions

 

Los champús comerciales que solemos comprar en el mercado contienen muchos químicos que remueven los aceites naturales de tu cabello, los cuales son producidos por el cuero cabelludo. Al eliminar estos aceites, el cuero cabelludo se ve forzado a incrementar su producción de los mismos para compensar la eliminación, por lo que, aunque parezca absurdo, causa que tu cabello esté en peor estado.

Lo que necesitarás para elaborar champú casero

  • Leche de coco.
  • Jabón líquido de Castilla.
  • Aceites de esencia de tu elección; en especial se te recomienda lavanda, menta, naranja e incluso combinaciones de estos.

Ingredientes para el champú casero

  • ¼ de taza de leche de coco, ya sea hecho en casa o de venta comercial enlatado.
  • ¼ de taza de jabón líquido de Castilla.
  • 20 gotas de aceites de esencia de tu elección.
  • Para cabellos secos, puedes añadir ½ cucharada de aceite de oliva o de almendras; este ingrediente es opcional.

Pasos para fabricar el champú casero

  1. Combina todos los ingredientes en una botella vieja de champú o una jarra de cualquier tipo.
  2. Agitar bien hasta que se mezclen todos los ingredientes.
  3. Mantenerlo en el baño durante un mes.
  4. Agitar antes de cada aplicación.
  5. Usar una medida de una cucharada cada vez que vayas a utilizar este champú.

Como nota adicional, algunas personas sugieren que una mezcla con una proporción 50:50 con vinagre de manzana y agua utilizada para enjuagar el cabello, limpia profundamente e incrementa el brillo

Barras de champú

Otra opción maravillosa, efectiva y barata es hacer tus propias barras de champú, que serían como barras de jabón para tu cabello.

Cómo hacer champú sólido

El jabón se fabrica al combinar sosa cáustica (hidróxido de sodio) y una mezcla de agua con varios aceites. Una reacción química ocurre y los aceites son saponificados, produciendo finalmente jabón, sin residuos de sosa cáustica. Cada aceite utilizado en la elaboración del jabón tiene un valor de saponificación diferente, lo cual significa que cada aceite requiere una proporción diferente de aceite utilizado.

Una “calculadora de jabones” puede ayudarte a solucionar esto, pues permite que introduzcas la cantidad y los tipos de aceites que utilizarás y te mostrará cuánta agua y sosa cáustica tendrás que utilizar.

Diversos aceites también tienen diferentes beneficios al hacer jabones. Por ejemplo, el aceite de coco produce una barra dura que tiene muy buenas propiedades de limpieza, mientras que el aceite de oliva te da una barra suave con beneficios humectantes. El truco para hacer este jabón para el cabello es encontrar la combinación adecuada de aceites para darte un balance perfecto para tus necesidades.

Nuestra receta para la barra de champú sólido será:

  • 10 onzas de aceite de oliva.
  • 10 onzas de aceite de coco.
  • 6 onzas de aceite de ricino.
  • 10 onzas de sebo o grasa; este puedes sustituirlo por aceite de oliva, si prefieres un jabón puramente vegetal.
  • 5 onzas de sosa cáustica.
  • 12 onzas de agua destilada.
  • 1 ½ onzas de aceites esenciales.

Cómo preparar

  1. Utilizando protección, vierte agua en una jarra o tazón para mezclar; en un área bien ventilada, añade lentamente la sosa cáustica al agua. Esto causa que la mezcla se caliente mucho, así que ten en mente planificar la protección de la superficie de tu área de trabajo. Remueve y deja que se asiente para que la reacción tenga lugar y posteriormente se enfríe.
  • Mide todos los aceites (excepto los aceites esenciales) utilizando una balanza digital, combínalos en una olla de cocción lenta y comienza a calentarlos lentamente. Lo ideal sería que tus aceites y la mezcla de sosa cáustica y agua estén a la misma temperatura cuando los mezcles (entre 100 y 120 grados.)
  • Cuando las temperaturas estén cercanas, añade lentamente la mezcla de agua con sosa a los aceites. Utiliza un palillo para remover hasta que consigas una buena consistencia fluida.
  • Añade los aceites de esencia.
  • Agrega la mezcla a un molde de jabón.
  • Cubre el molde con cartón duro y posteriormente cúbrelo con una toalla para mantenerlo caliente mientras continúa saponificándose, déjalo así por 24 horas.
  • Luego de las 24 horas, remueve el jabón del molde y córtalo a tu gusto; déjalas reposar en un área bien ventilada por aproximadamente 4 a 6 semanas y estarán listos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *