ingeniosolutions

Escoger un champú para algunos es como tener su propia marca de café. Cada quién posee sus gustos particulares, y en algunos casos, no les importa mucho la procedencia, contar de que haya en la despensa del baño.

También los hay quienes deciden poner en práctica técnicas naturistas, optando por formas más alternativas en cuanto a limpieza capilar consiste.

Ahora, te mostraremos algunas formas de conseguir el mismo resultado, no suponiendo mayor esfuerzo, y con nada de químicos, solo aquello que tengas en tu zona de preparación.

ingeniosolutions

Una de las formas más simples y mundanas de tener champú para cabello, es la de verter bicarbonato de sodio en un vaso de agua fría. Ya está. Claro, la cantidad de bicarbonato dependerá en su mayoría de lo graso que esté el cabello. Además, esto es solo la base del champú, pues su función específica dependerá enormemente de los anexos que decidas agregarle según tu cabello:

  • Usa aceite de sésamo, porque sus propiedades acuosas son perfectas para cabello seco.
  • El aceite de té de árbol combate la caspa.
  • Para la caída del cabello, lo preferible es un poco de romero.
  • Incluso puedes agregar huevos para el cabello rizado, brillante o con frizz.
  • El de lavanda va más por el aspecto del aroma.

Es bueno aplicar ciertos elementos luego del lavado con estos champuses, como vinagre de manzana. Una vez finalizado todo el proceso, enjuaga con abundante agua y ya está, adiós al champú convencional.

Aloe vera

Ah, Aloe ¿habrá algo que no puedas lograr? Una de sus múltiples y diversas propiedades es la de ser uno de los mejores champuses que se pueden hacer.

Si tienes un cuero cabelludo sensible o débil, el aloe, acompañado de sus dotes suavizantes logrará darle más vigor, dejar tu cabello más manejable y por sobre todo, te ayudará a eliminar grandes agentes químicos secuela de champuses anteriores.

Para prepararlo, bastará con una serie de ingredientes de fácil obtención hogareña: glicerina (5ml), bicarbonato de sodio (dos cucharadas, o si no, se puede reemplazar por jabón en gel, 60ml), aceite vegetal y algún aspecto del infaltable aloe, ya sea los cristales en trozos o en aceite.

Primero se mezclan todos los ingredientes y luego se procesan hasta tener una mezcla homogénea y compacta, donde no haya distinción de cada cosa (quedará con una consistencia espesa). Los aceites esenciales son van destinados al aspecto específico con el que deba trabajar este champú, al igual que la receta anterior.

Algunos consejos cuando de lavar cabello se trata pueden ser:

  • Alternar los días de lavado; un día sí, otro no, ya que esto puede debilitar bastante su resistencia.
  • No uses mucha cantidad de producto solo por la espuma, cantidades humildes son siempre recomendables.
  • Tomarte tu tiempo al momento de usar el champú. De ser posible, corta el agua y haz un masaje al cuero cabelludo. Esto hará que las propiedades se absorban más.
  • Elimina el champú al final con agua fría, misma forma con que lo hacen en peluquerías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *